Las 24 horas del día sirviendo a la comunidad

EPOC: cómo reconocer sus síntomas

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) dificulta la respiración. La causa principal de esta enfermedad es la exposición prolongada a sustancias que irritan y dañan los pulmones, en general, el humo de cigarrillo. Sin embargo, la contaminación ambiental, vapores químicos y polvo también pueden causarla. Es importante conocer los síntomas iniciales de la enfermedad para detectarla y frenar su progreso.

La EPOC es una enfermedad pulmonar grave que, con el tiempo, hace que resulte difícil respirar. En las personas que tienen EPOC, las vías respiratorias (los tubos que llevan el aire hacia adentro y afuera de los pulmones) están parcialmente bloqueadas, lo que dificulta la entrada y salida de aire. También puede que los alvéolos de los pulmones pierdan su elasticidad y su forma.

Si la EPOC es grave, la falta de aire y otros síntomas pueden interferir, incluso con las actividades más básicas, tales como hacer tareas domésticas livianas, caminar, e incluso bañarse y vestirse.

Es posible que, al comienzo, esta enfermedad no cause síntomas o estos sean muy leves. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas empeoran y se vuelven más graves. Estos incluyen: tos con mucha flema; dificultad para respirar, sobre todo al ejercitarse; sibilancias; opresión en el pecho; producción excesiva de esputo (catarro).

Muchas personas con EPOC evitan actividades que solían disfrutar porque se quedan sin aire más fácilmente.

El diagnóstico de  la misma se realiza  por medio de pruebas de función pulmonar, diagnósticos por imágenes y exámenes de sangre.

El mejor examen para su detección es una prueba de la función pulmonar llamada espirometría. Esta consiste en soplar con tanta fuerza como se pueda dentro de una máquina pequeña que evalúa la capacidad pulmonar. Los resultados se pueden analizar inmediatamente.

Si bien no existe una cura, el correcto tratamiento puede aliviar los síntomas. Éste incluye medicamentos, terapia con oxígeno, cirugía o trasplante de pulmón. Dejar de fumar es el paso más importante que se puede dar para tratar la EPOC. El hecho de no fumar previene la mayoría de los casos de EPOC.

Las personas que conviven con esta patología pueden tomar medidas todos los días para evitar que la EPOC empeore, proteger sus pulmones y permanecer saludables. Dichas medidas para facilitar la vida en el hogar incluyen: caminar a diario; evitar el aire muy frío o el clima muy caliente; pregonar un hogar libre de humo (asegurarse de que nadie fume en la casa);  usar oxígeno si fue indicado; consumir alimentos saludables como pescado, carnes magras, al igual que frutas y verduras. Manejar el estrés y su estado de ánimo. El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar al unirse a un grupo de apoyo. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común ayuda a no sentir soledad.

Es una enfermedad que se desarrolla lentamente y puede empeorar con el tiempo; por lo tanto, es imprescindible acudir al médico ante cualquiera de los síntomas mencionados, lo antes posible.

WhatsApp Image 2018-09-04 at 12.07.17

Los comentarios están cerrados.

  • Centro Médico San Lucas

    Urquiza 513
    Gualeguaychú, Entre Ríos
    CP 2820
    Teléfono:
    (03446) 430500

  • AMP

    25 de Mayo 528
    Gualeguaychú, Entre Ríos
    CP 2820
    Emergencias:
    (03446) 433133

  • Mapa