Las 24 horas del día sirviendo a la comunidad

Enfermedades más frecuentes en verano: cómo prevenirlas

La subida de la temperatura en el verano, el contacto con el agua en playas y piletas, el sol sofocante, propician la aparición de una serie de patologías que se dan con más frecuencia en esta época del año.  Es importante para poder contar con una salud plena durante la misma, conocer dichas patologías y cómo prevenirlas, ya que la mayoría se pueden prevenir y tienen fácil solución.

Deshidratación: en verano se pierde más cantidad de agua corporal con el sudor, la micción o las heces. Si no se repone en cantidades suficientes y no se actúa ante los primeros síntomas puede llevar incluso a la muerte. Para prevenir y solucionar la deshidratación es fundamental restituir los líquidos perdidos con agua o bebidas isotónicas

Quemaduras solares: la exposición al sol demasiado tiempo y sin protección puede causar quemaduras en la piel de segundo y tercer grado que requieren cuidados especiales en un servicio de urgencias. Se enrojece la piel y pueden producirse ampollas y ulceraciones, además de un intenso dolor. Es imprescindible el uso de protector solar y respetar los horarios de exposición permitidos.

Intoxicaciones alimentarias: se producen al ingerir alimentos en mal estado por efecto del calor o por reacciones alérgicas. Para prevenirlas es importante que  los alimentos estén en buenas condiciones y lavarse bien las manos antes y después de manejar los alimentos

Otitis: se pueden producir porque queda agua en el oído después de un baño en la playa o la piscina. Para prevenir la aparición de esta infección, se debe evitar sumergirse en el agua de manera continua o utilizar tapones para los oídos. Además, después del baño conviene limpiar  los oídos y secarlos bien.

Hongos: se pueden adquirir en cualquier lugar en el que se camine descalzo sobre un suelo mojado (piscinas, duchas y baños públicos, saunas, etc.) y previamente contaminado por otras personas que ya tienen la infección. Para prevenirlos es mejor no andar  descalzos en las de las piscinas y o playas, donde los hongos son frecuentes. Faringitis y bronquitis: en la mayoría de los casos están causadas por los cambios bruscos de temperatura, que supone estar en un local con aire acondicionado demasiado frío y salir al calor intenso de la calle. Para prevenirlas, hay que hidratarse adecuadamente, consumir alimentos saludables y no exponerse en exceso a aire acondicionados.

Conjuntivitis: las causas pueden ser diversas: exposición al sol, el aire acondicionado o una infección adquirida, por ejemplo, al abrir los ojos bajo el agua de la piscina o la playa sin llevar gafas. Utilizar gafas de natación que aíslen el ojo herméticamente ayuda a prevenir estos procesos.

Reacciones alérgicas a picaduras de insectos: en verano es más probable sufrir  picaduras que pueden provocar inflamaciones e incluso vómitos, mareos o fiebre. La prevención es sencilla, se debe usar repelentes de insectos fuera de casa y utilizar algún dispositivo repelente en el hogar para que los insectos no entren.

Los comentarios están cerrados.

  • Centro Médico San Lucas

    Urquiza 513
    Gualeguaychú, Entre Ríos
    CP 2820
    Teléfono:
    (03446) 430500

  • AMP

    25 de Mayo 528
    Gualeguaychú, Entre Ríos
    CP 2820
    Emergencias:
    (03446) 433133

  • Mapa